Más que una imagen empresarial

La gran mayoría de las empresas, sin importar si se trata de una PYME o una compañía multinacional, dependen de su imagen. Estas buscan generar una percepción favorable en sus consumidores y en el público en general. Por tal motivo, deben tomarse las medidas necesarias para que esta mantenga su integridad y buen posicionamiento en el mercado.

Para poder tener una buena imagen, el rol de los colaboradores es vital. Lo anterior, toda vez que, muchas veces estos son los que verdaderamente pasan a ser la cara de la empresa y la imagen que las personas se crean sobre una empresa, pasa inevitablemente, por los propios empleados que la conforman. Una acción incorrecta de un colaborador, incluso en su ámbito privado, podría traer repercusiones a la empresa y por ende, es algo que se debe manejar de forma adecuada.

En este sentido, es clave que los colaboradores conozcan de la responsabilidad que implica el formar parte de una organización, así como el utilizar los signos distintivos de la misma, esto sea antes, durante y después de la jornada de trabajo. Además de sus respectivas consecuencias de realizar un uso abusivo, deshonesto, engañoso o ajeno a los valores de la empresa, ya que podría causar un perjuicio a la imagen, reputación o prestigio de la empresa.

Además de los perjuicios que podrían generarse en contra de la empresa, un problema de este tipo podría acarrear consecuencias directas para el colaborador, esto dependiendo del grado de daño que éste haya provocado. El mal uso de la imagen, ya sea indebido o no autorizado, podría ser sancionado disciplinariamente y que en casos gravísimos podría generar el despido sin responsabilidad patronal, esto sin dejar de lado las acciones civiles o penales que pueda tomar el patrono.

Para evitar lo anterior y promover el uso correcto de la imagen corporativa de la empresa, así como poner en conocimiento de los empleados sobre la responsabilidad que conlleva el hecho que sean ligados con la empresa (uso de uniformes, información en redes sociales, vehículos oficiales, tarjetas de presentación, entre otros), es recomendable generar una política interna que establezca un marco regulatorio que respalde a la empresa en caso de que exista un daño o perjuicio a dicha imagen corporativa.

Por lo anterior, se considera fundamental, promover la comunicación organizacional con mensajes enfocados a interiorizar no solo la responsabilidad que conlleva el lucir la imagen de la empresa, sino la importancia de mantener una conducta adecuada mientras lo hacen y de este modo garantizar un cumplimiento sus obligaciones laborales y la protección de la imagen de la empresa.

Asimismo, es importante señalar que los contratos de los voceros o colaboradores que formalmente representen a la empresa requieren mayor atención; esto ya que se les estaría utilizando para fines comerciales su imagen, a lo cual se debe aclarar la remuneración que tendrían por esta labor (pudiendo estar incluida en el propio salario al ser una labor natural de su puesto), así como la posibilidad de la empresa de utilizar este material en caso de concluir la relación laboral.

 

 

Por: Arturo Rojas & León Weinstok, Abogados de BLP

Arturo Rojas cuenta con amplia experiencia en la profesión legal. Se especializa en las prácticas de Laboral & Empleo, Corporativo & Comercial y Cumplimiento & Anticorrupción. En la práctica de Laboral & Empleo, ha liderado procesos de implementación de estrategias de manejo de personal. También, ha brindado asesoría laboral corporativa para empresas locales, regionales y multinacionales. Además, ha sido parte de equipos de litigio en materia laboral. En Corporativo & Comercial asesora a empresas en temas de contratación privada y prevención de riesgos. En cuanto a Cumplimiento & Anticorrupción, tiene experiencia en el desarrollo e implementación de políticas en la materia.

León Weinstok cuenta con más de 5 años de experiencia en la profesión legal. Sus especialidades son Protección de Datos, Propiedad Intelectual y Protección al Consumidor & Publicidad. La experiencia en el área de Protección al Consumidor & Publicidad incluye la revisión de materiales publicitarios, elaboración de reglamentos para promociones, manejo de asuntos sobre derechos de imagen y de competencia desleal. En cuanto a Propiedad Intelectual, tiene amplio conocimiento asesorando a empresas en todos los aspectos relacionados con el registro, protección y defensa de sus derechos de propiedad intelectual, así como el manejo de casos de contrabando y piratería.