|
menú ☰

La Firma

 

BLP (Business Law Partners) nace con la visión de convertirse en verdaderos aliados de negocios de sus clientes. Combinamos una visión de negocios global con la cultura local para ofrecer soluciones estratégicas.

Reconocimientos

 

BLP es reconocida como una de las firmas de abogados más destacadas en Centroamérica y Latinoamérica, lo cual ha sido demostrado por la fidelidad de nuestros clientes y numerosas distinciones de parte de los más prestigiosos directorios legales internacionales.

Nuestro Grupo de empresas

 

En el esfuerzo de brindar un servicio integral y proporcionar valor agregado a nuestros clientes, BLP ha creado un grupo de empresas, brindando asesoría integral para todo tipo de negocios en Centroamérica.

 

Revolucionemos las Zonas Francas

Español

Revolucionemos las Zonas Francas

Por Adelina Villalobos – Socia de BLP, experta en Inversión Extranjera Directa (IED) y Zonas Francas

Las Zonas Francas han sido el modelo de atracción de inversión extranjera directa por muchos años en Costa Rica y en otros países de Iberoamérica. A nivel iberoamericano, las zonas francas generan 3 millones de empleos directos e indirectos, integran un ecosistema de 13.200 empresas y potencian el comercio exterior con casi $40 millones de dólares en exportaciones.

En el caso de nuestro país, el éxito del sistema de zonas francas como mecanismo para la atracción de inversión extranjera directa ha quedado en evidencia con los estudios que año a año publica la Promotora de Comercio Exterior. Son muchos los aportes del sector en inversión, empleo, encadenamientos productivos, transmisión de conocimiento y dinamismo de la economía en general.

Sin embargo, los tiempos van cambiando y cabe preguntarse ¿qué ajustes necesita este modelo que venimos utilizando para continuar atrayendo inversión a Costa Rica y poder seguir gozando de sus mieles? La pregunta reviste especial importancia luego de los cambios acelerados que vivimos producto de la COVID-19.

La pandemia ha generado alrededor del mundo retos que no nos hubiéramos imaginado antes, la disrupción de las cadenas de abastecimiento por los cierres de actividades, la necesidad de migrar rápidamente operaciones de servicios a trabajo remoto para disminuir los riesgos de contagio y la urgencia de muchos países por tener que reactivar sus economías luego de los cierres de fronteras y actividades.

En este escenario, la competencia por la atracción de inversión extranjera se ha hecho aún más feroz y son muchos los países que están en la búsqueda de la fórmula mágica para ganar los proyectos de la ola de reactivación económica y que están tomando sitio en el mundo post COVID-19.

La cuarta revolución industrial añade además importantes elementos a este contexto, estamos viviendo una revolución digital en donde las tecnologías mezclan aspectos físicos, digitales y biológicos. En nuestro mundo de hoy, más del 30% de la población global utiliza redes sociales para informarse, aprender y compartir información.

La tecnología se ha vuelto un mecanismo esencial para la búsqueda, el desarrollo, la venta y la distribución de bienes y servicios, modificando así la forma en cómo funcionan las cadenas de valor. Hemos pasado de la mera digitalización (que surgió con la tercera revolución industrial), a la innovación basada en la combinación de tecnologías. Ahora no solo innovamos en los materiales que utilizamos o la forma en cómo se prestan los servicios, sino en el uso de los datos que se generan en el proceso para mantenimiento y toma de decisiones.

Estos cambios, plantean retos importantes en la propuesta de talento que tienen países como Costa Rica y también en el tipo de incentivos que se ofrecen bajo el régimen de zonas francas. Para seguir siendo exitosos en captar este tipo de proyectos y gozando de sus grandes aportes, necesitamos que el régimen de zonas francas continúe en evolución y aportar por una visión más amplia que convierta nuestras ciudades (dentro y fuera de los cascos urbanos) en verdaderos hubs de inversión extranjera donde la diversidad de industrias y sectores hagan que los elementos de la cuarta revolución industrial se susciten de manera natural.

En Iberoamérica, Costa Rica tiene la experiencia necesaria para continuar posicionándose como el principal destino para proyectos de manufactura, investigación científica y servicios. A esa experiencia probada solamente necesitamos añadir elementos propios de las grandes tendencias que se están generando en el mundo: simplificar los trámites, mejorar las condiciones de conectividad, capacitar talento en áreas de alta demanda, crear incentivos para proyectos que incorporen la sostenibilidad, continuar promoviendo la creación de encadenamientos productivos y ampliar el marco de ventajas no fiscales que procuren un mejor ambiente de negocios y una mayor competitividad.

El próximo 09 de setiembre se llevará a cabo, de manera virtual, el V Congreso Nacional de Zonas Francas y la XXIII Conferencia de Zonas Francas de Iberoamérica, y todos estos temas serán sin duda parte de la agenda. Son pocas las oportunidades que se presentan para que tantos líderes regionales del sector comercio exterior y de las empresas más innovadoras del mundo converjan. Ojalá que de este espacio también puedan tomar nota los líderes gubernamentales para continuar apostando al desarrollo de Costa Rica e Iberoamérica por medio de este modelo. Les invito a inscribirse gratuitamente en el sitio web oficial del evento: www.congresozonasfrancas.com

Originalmente en 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trabaje con nosotros

Los archivos deben ser menores que 2 MB.
Tipos de archivo permitidos: jpg jpeg pdf doc docx.